Visitó la tribu asesina de la isla prohibida india y sobrevivió para contarlo

Visitó la tribu asesina de la isla prohibida india y sobrevivió para contarlo

Recientemente conocimos la historia del misionero que se adentró en la isla de la tribu sentinelesa y fue asesinado por sus miembros. La isla de Sentinel, en el Océano Índico, está bajo control de la India, pero su acceso está prohibido.

Las autoridades buscan así proteger a la tribu aislada de la civilización que vive en dicha isla… pero también a los que se acercan a ella. Y es que la tribu suele atacar y matar a aquellos extranjeros que se acercan.

No obstante, la BBC ha dado a conocer recientemente la historia de un hombre que sobrevivió a la experiencia. De hecho, es un experto en la tribu como pocos. Nos hemos lanzado a traducir e indagar sobre esta historia para contarla en castellano.

«Su reputación es injusta»

Como jefe regional del Ministerio de Asuntos Tribales de la India, el señor T N Pandit realizó visitas a su comunidad isleña aislada durante décadas. Casi se podría decir que se hizo su amigo

A raíz del supuesto asesinato a sus manos de un misionero americano de 27 años, el Sr. Pandit ha decidico hablar. A sus 84 años, dice que, según su experiencia, el grupo es en gran parte «amante de la paz». Cree además que su temible reputación es injusta.

«Durante nuestras interacciones, nos amenazaron, pero nunca llegó a un punto en el que fueran a matar o herir. Cada vez que se agitaban, retrocedíamos», le contó a Swaminathan Natarajan, de la BBC.

«Me siento muy triste por la muerte de este joven americano. Pero cometió un error. Tuvo la oportunidad de salvarse. Pero persistió y pagó con su vida».

Décadas de visitas y amistad con la tribu

El Sr. Pandit se propuso visitar la isla North Sentinel, habitada únicamente por la tribu, en 1967 como parte de un grupo de expedición. Inicialmente, los sentineleses se escondieron en la jungla de los visitantes. En viajes posteriores se envalentonaron y llegaron a disparar con flechas.

El funcionario y antropólogo indio ha contado que los antropólogos llevaban una selección de artículos junto con ellos en sus viajes para tratar de atraer el contacto.

«Habíamos traído como regalos ollas y sartenes, grandes cantidades de cocos, herramientas de hierro como martillos y cuchillos largos… También nos habíamos llevado a tres hombres de Onge [otra tribu local] para ayudarnos como intérpretes del lenguaje y el comportamiento de los sentineleses», rezan unas líneas del ensayo que escribió sobre sus visitas.

El ensayo continúa narrando el escaso éxito de los regalos. «Nos enfrentaron con caras enojadas y sombrías. Completamente armados con sus largos arcos y flechas, todo listo para defender su tierra». A pesar de todo, siempre dejaban los regalos para tratar de establecer una relación con la comunidad misteriosa.

Incluso mataron y enterraron un cerdo que les dieron los antropólogos, sin comerlo si quiera.

Por fin un contacto

Después de varias expediciones fallidas, el primer gran avance se produjo en 1991, cuando la tribu salió para acercarse a ellos pacíficamente en el océano. «Nos quedamos desconcertados por la concesión tan grande», contó el Sr. Pandit.

«Accedieron a reunirse con nosotros y el encuentro tuvo lugar en sus propios términos. Saltamos del bote y distribuimos cocos y regalos con el agua del mar hasta el cuello. Pero no se nos permitió entrar en su isla».

El Sr. Pandit declaró que no estaba demasiado preocupado por ser atacado, pero que siempre fue cauteloso cuando estaba muy cerca de ellos. También afirma que la comunicación fue relativamente imposible, y que estaban más interesados en los obsequios que en hablar. «Hablaban entre ellos, pero no podíamos entender su idioma. Sonaba similar a los idiomas hablados por los otros grupos tribales de la zona».

El fin de las expediciones

Desde entonces, el gobierno indio abandonó las expediciones con regalos, y los extranjeros tienen prohibido acercarse a la isla. El aislamiento completo de los sentineleses significa que cualquier contacto con el exterior podría ponerlas en un riesgo mortal de enfermedad. Es probable que no tengan inmunidad contra enfermedades comunes como la gripe y el sarampión. En la colonización de los europeos en América la introducción de enfermedades exterminó a millones de indígenas.

Pandit dijo que los miembros de sus grupos siempre fueron evaluados previamente para detectar posibles enfermedades transmisibles y que solo los que gozan de buena salud podían viajar a North Sentinel.

Recuperar el cadaver

Actualmente se encuentra en proceso un intento de las autoridades de recuperar el cuerpo del estadounidense fallecido. El Sr. Pandit sugirió la posibilidad de que suceda.

A pesar de su propia experiencia de tensos intercambios con los Sentinelese, Pandit se resiste a etiquetarlos como hostiles. «Es una forma incorrecta de verlo. Nosotros somos los agresores aquí, tratando de entrar en su territorio. Este es un incidente excepcional».

El Sr. Pandit dice que sí está a favor del restablecimiento de misiones amistosas de entrega de regalos con la tribu, pero dice que no deben ser molestados: «Debemos respetar su deseo de que los dejen tranquilos».

 

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (1)
  • comment-avatar
    Ana 7 meses

    Increíble.

  • Disqus (0 )
    A %d blogueros les gusta esto: