7 datos curiosos que no conocías sobre las estrellas vecinas a nuestro Sol

7 datos curiosos que no conocías sobre las estrellas vecinas a nuestro Sol

El agujero negro más cercano a la Tierra

A0620-00 es un sistema estelar binario, es decir, consta de dos cuerpos que se orbitan entre sí en un baile mortal. Situado en la constelación de Monoceros, el primer objeto del sistema es claramente una estrella. El segundo objeto no es visible. Es decir, o es una estrella de neutrones o un agujero negro que absorbe la luz impidiendo su visibilidad.

No obstante, este cuerpo es demasiado masivo para ser una estrella de neutrones y, por lo tanto, debe ser un agujero negro. A una distancia de aproximadamente 3.300 años luz (1.000 pársecs), esto lo convierte en el agujero negro más cercano al Sistema Solar, más cerca que GRO J1655-40.

Lo que pocos saben es que, el 15 de junio de 2018, se transmitió una señal desde la gran antena de radio Agencia Espacial Europea situada Cebreros (77 km al oeste de Madrid), en memoria de Stephen Hawking. El astrofísico, fallecido meses atrás, había realizado su trabajo sobre la física de los agujeros negros. La transmisión recorrerá la distancia de 3.457 años luz a la velocidad de la luz y llegará al agujero negro en el año 5475. Será la primera interacción humana con un agujero negro que, por supuesto, absorberá la transmisión.

Hemos descubierto 316 estrellas ‘vecinas’

Esto es lo que indican los datos de la Sociedad astronómica RECONS (REsearch Consortium On Nearby Stars), dedicada al monitoreo del descubrimiento de estrellas cercanas a nuestro Sol. En 1994, cuando la sociedad se fundó, el número de sistemas estelares conocidos en 10 pársecs a la redonda era de sólo 191 estrellas: ahora llega a 316. Para hacernos una idea de la escala:

  • 1 pársec = 3,2 años de viaje en línea recta de la luz (nuestra estrella más cercana está a 4 años luz).
  • O lo que es lo mismo, 1 pársec equivale a 30,9 billones de kilómetros.
  • Se calcula que en nuestra galaxia, la Vía Láctea, hay entre 100 y 400 mil millones de estrellas según los últimos datos. El mayor número se sitúa en el centro galáctico, estando nosotros en un extremo de la galaxia
  • El diámetro de la galaxia es de más de 30 mil pársecs de diámetro (hasta 200 mil años luz)

Nuestro Sol es un bicho raro

Los 125 nuevos sistemas estelares vecinos descubiertos representan un aumento del 65% sobre la cifra de hace 25 años. Se calcula que ya se han descubierto el 90% de nuestras estrellas vecinas en este radio de 10 pársecs. De estas estrellas se extrae que es habitual encontrar estrellas múltiples (un mismo sistema solar con más de un sol). También que las estrellas del brillo débil son las más habituales, situándose nuestra estrella en mitad de la escala de brillo.

De entre nuestros vecinos, 0 estrellas son gigantes azules hipercalientes y sólo 4 son estrellas azules. Las más habituales son las estrellas de clase M, estrellas rojas mucho más pequeñas que la nuestra 222 (66.5%). Los soles amarillos de tamaño medio como el nuestro (clase G) son de los más raros (sólo hay 19 incluyendo nuestra estrella).

Exoplanetas: planetas más allá de nuestro Sol

Hay 56 planetas más allá de nuestro sistema solar en un radio de 10 pársecs en el listado confirmado por el NASA Exoplanet Archive. Es decir, nuestro inmediato vecindario. Si contamos toda la galaxia, alejándonos de nuestro entorno cercano, a 1 de diciembre de 2018 había en toda la galaxia 3.903 planetas confirmados en 2.909 sistemas: con 647 sistemas que tienen más de un planeta. Otros listados incluyen más o menos planetas.

Esto se debe a que debido a la distancia a la que se encuentran estos sistemas solares, es muy complicado observar el planeta directamente con nuestros actuales telescopios.Esto significa que lo que se observa es la estrella y la luz que emite. Después se detectan sus fluctuaciones y se comprueba si coinciden con un objeto que esté pasando por delante: esto significa un planeta orbitando.

2069: ¿Misión a Alpha Centauro, la estrella y planeta más próximos?

La estrella más próxima a nosotros (4 años luz de distancia) es, en realidad, un sistema triple. Es decir, se compone de tres estrellas: Alpha Centauri A (Rigil Kentaurus), Alpha Centauri B (Toliman), y Alpha Centauri C (Proxima Centauri). Alpha A y B orbitan entorno a un punto invisible a medio camino entre ambas, un punto que marca la fuerza gravitatoria de dos estrellas similares. Forman una especie de ocho tumbado cuyo centro es este punto invisible. Son estrellas de tamaño parecido al Sol: una naranja y otra amarilla.

Alpha C o Proxima Centauri, es mucho más pequeña, fría y roja. Quizá una tercera estrella exterior atrapada por las dos grandes, en torno a las cual gira. Como una luna girando alrededor de un planeta. En 2016 se descubrió Proxima b, el planeta fuera de nuestro sistema más cercano a nosotros. Y, además, se encuentra en la ‘franja de habitabilidad’, en la cual podrían darse elementos para la vida como el agua líquida y el oxígeno.

No obstante, la presión solar de Proxima Centauri es 2000 superior a la de nuestro sol, por lo que podría barrer la atmósfera y dejar sólo un cascarón de piedra inhabitable. Además, el planeta podría estar siempre enfocando la misma cara al sol, con lo que una cara sería supercálida y la otra un infierno helado. En este caso, quizá la línea entre ambas caras permitiese la vida… si hubiese atmósfera.

La NASA planea lanzar una misión en 2069 con tecnología avanzada para investigar el sistema. La nave sería muy pequeña y la tecnología propulsora propuesta alcanzaría un décimo de la velocidad luz. Es decir: llegaría en 40 años (en 2109) y la información que mandase de vuelta tardaría en llegarnos 4 años (en 2113).

La luz nos llega de estas estrellas con varios años de retraso lo que significa…

La luz tarda años en llegar a nosotros desde su emisión. La del Sol nos llega con 8 minutos de retraso y la de la estrella más próxima con 4 años . El brillo de las estrellas más lejanas que vemos en el cielo por la noche se emitió hace siglos .

El ejemplo tradicional que se pone es el de que, algunas de estas estrellas que vemos, ya no existen y nos llega su luz pasada. Es decir, su explosión nos llegaría con retraso. Si el sol explotase, por ejemplo, tardaríamos 8 minutos en verlo con nuestros propios ojos.

Imaginemos que alguna estrella vecina a unos cuantos años luz de distancia tuviese un planeta habitado y, nosotros, un telescopio lo suficientemente potente para ampliar hasta ver sus ciudades como si estuvieran en una tele. Veríamos a esa gente hacer su vida hace años. El tiempo que tardaría en llegarnos ‘la señal’. Lo mismo ocurriría con la tierra. Si alguien situado en un planeta a 20 años luz de nosotros nos observara con un telescopio lo suficientemente potente, estaría viendo escenas de 1998 a día de hoy.

Las Voyager 1 y 2 primeros objetos humanos en salir de nuestro sistema estelar

La Voyager 1 se adentró en el espacio interestelar en agosto de 2012, casi 35 años después de su lanzamiento. Es decir, salió de la influencia del viento solar (en realidad, los límites de nuestro sistema solar son difusos y continúan varios años luz más). La Voyager 2 lo hizo en noviembre de 2018.

Las sondas gemelas se lanzaron en 1977 y se esperaba que durasen 5 años. Hoy en día siguen transmitiendo, a pesar de que sus ordenadores son más sencillos que los de los actuales móviles. Se espera que la Voyager 1 transmita hasta y la 2 hasta 2025 o 2030, cuando se queden sin energía medio siglo después de su lanzamiento.

La Voyager 1 se dirige hacia un encuentro con una estrella llamada AC +79 3888, que se encuentra a 17,6 años luz de la Tierra. La Voyager 2 pasará a unos 2 años luz de la estrella Ross 248 (a 10 años luz de distancia de nosotros). Ambas sondas tardarán en realizar estos encuentros 40.000 años.

Placa de oro de las Voyager
Placa de oro de las Voyager

Al no haber desgaste en el espacio y dada la poca probabilidad de colisión con un objeto, las sondas podrían durar en el vacío cientos de miles de años. Contienen dos discos de oro con instrucciones para encontrar nuestro planeta, códigos sencillos con información, dibujos de un hombre y una mujer, fotos y una selección de música. Como una botella flotando en el mar por si alguien la encontrase. Os dejamos con la selección de música para alienígenas que insertaron en las sondas:

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )
A %d blogueros les gusta esto: