7 consejos para circular en patinete eléctrico en las ciudades de forma segura

7 consejos para circular en patinete eléctrico en las ciudades de forma segura

La movilidad compartida en patinetes eléctricos se ha convertido en un fenómeno a nivel internacional y, en poco más de un año, ha llegado a muchas de las principales ciudades del planeta. Se trata de una alternativa sostenible, respetuosa con el medio ambiente y asequible para realizar viajes cortos en ciudad sin contaminar el aire ni aumentar el tráfico.

Sin embargo, su reciente implantación en algunas ciudades españolas aún genera dudas sobre cuestiones fundamentales, como por dónde pueden circular y cómo estacionar los patinetes. Bird es la última empresa de transporte compartido Rideshare 2.0 que acaba de iniciar su actividad en España, propone una serie de recomendaciones para que los usuarios de patinetes eléctricos se muevan de forma segura, tanto para ellos, como para los peatones y el resto de vehículos.

En ciudades como Madrid, la nueva Ordenanza de Movilidad permite estacionar los patinetes en las reservas de motos y aparcabicis, así como en cualquier banda de estacionamiento donde esté permitido aparcar. También, excepcionalmente, en aceras de más de 3 metros que no hayan sido declaradas de ‘especial protección para el peatón’.

Bird cuenta además con un servicio de ‘observadores’, que se encargan de que sus patinetes estén bien estacionados, en zonas permitidas y sin molestar. Los ‘observadores’, además, vigilan que no haya patinetes dañados, y en caso de encontrar alguno no apto para su uso, se encargan de que sea retirado.

“Los patinetes eléctricos son una solución de movilidad sostenible y eficaz para las ciudades, pero somos conscientes de que es necesario enseñar a los usuarios cómo usarlos de forma segura para ellos y para los demás”, explica Clara Vallvè, Responsable de Expansión EMEA de Bird. “Por eso incluimos instrucciones para su uso seguro y responsable en nuestra app, que los usuarios siempre ven antes de cada trayecto, y regalamos cascos cada vez que llegamos a una nueva ciudad”, añade Vallvè.

Desde que Bird introdujo los patinetes eléctricos de uso compartido como una alternativa de transporte limpio en septiembre de 2017 en EEUU, la empresa se ha expandido a más de 120 ciudades en todo el mundo, entre ellas París, Viena, Zurich, Londres, Bruselas y Amberes, y ha evitado que más de 5.440 toneladas de emisiones de carbono se hayan liberado en el aire, al mismo tiempo que ha ayudado a disminuir la congestión en los centros urbanos y a liberar plazas de aparcamiento.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )
A %d blogueros les gusta esto: